Uno de los destinos favoritos de las familias sampetrinas es sin dudas la Isla del Padre, en donde vivieron un verano inolvidable a la orilla del mar. Durante semanas, aprovecharon para descansar, asolearse en la playa y vivir bonitos momentos con sus seres queridos.