Una exploración de la estética de la memoria desde una narrativa personal es lo que definió la exposición colectiva Memoria Involuntaria la cual se inauguró el pasado 6 de diciembre en Galería K2. Amigos, familiares y aficionados de la cultura se reunieron desde temprana hora en el conocido espacio de San Pedro para admirar el trabajo conjunto de 13 artistas que a través de su buscaron establecer un diálogo con el espectador. La muestra comprendió cuadros y esculturas que reflejaron temas como el vacío, lo absurdo, el consumo, la producción masiva, el terror, la ficción o la desaparición de la memoria y la deformación del cuerpo humano. En compañía del curador KRSTO, los anfitriones hablaron ampliamente sobre cada una de las obras en exhibición e invitaron a los asistentes a disfrutar de un exquisito coctel en el cual posteriormente intercambiaron sus puntos de vista.